¿Eres Tu Peor Enemigo?

¿Eres tan autocrítico que a veces eres tu peor enemigo? Si es así, tengo una gran lección de vida para ti por cortesía de mi hijo de  añitos.

Estábamos en la cocina y le pedí que mezclará algunos ingredients con batidora, se sube a un banquito y comienza a mezclarlos. Después de un rato lo veo hacer el batidor hacia un lado, mover un pulgar hacia arriba y decir: Buen trabajo. Mire y efectivamente había hecho el trabajo. No pude evitar pensar lo bueno que su instinto natural era al felicitarse por un trabajo bien hecho, no tratando de recibir mi reconocimiento por lo que había logrado, en cambio se lo dio sí mismo. Eso es lo contrario de lo que hace un adulto promedio, podría estar hablando de ti, si eres alguien que nunca reconoce sus propios éxitos, sino que te enfocas en lo que no has hecho bien o no has logrado aún y está demasiado ocupado comparandote con otras personas y hacer todo eso solo te lleva cuesta abajo hacia el camino de la infelicidad. Eso necesita cambiar.

Aquí hay algunos consejos para ayudarte.

1) Concéntrate en tener una mejor relación contigo mismo, en lugar de ser autocrítico, tienes que ser solidario y positivo, puede ser honesto contigo mismo cuando lo necesites sin ser brutal, puedes tener altos estándares y no tener que ser cruel contigo mismo todo el tiempo.

2) En lugar de enfocarte en lo que otros han logrado y en tus percibidos fracasos, cambia de marcha, concéntrate en tu propio viaje y recuerda que todos somos personas completamente diferentes y que tenemos caminos muy diferentes.

Tu camino es el único que importa, quizás tu camino no sea tan directo, tal vez te lleva en una dirección totalmente diferente, nunca sabes. No pierdas el tiempo comparandote con otros, tu vida será lo que quieras que sea. Es bueno tener éxito y tener grandes objetivos, por supuesto, pero dime qué pasaría si además en este momento decidieras concederte la mentalidad de que eres lo suficientemente bueno como eres ahora mismo, sin tener que hacer nada ni ser nadie, con imperfecciones y todo. Te desafío a ponerte a favor de ti mismo ahora mismo, date permiso para aceptarte a ti mismo y ya no le des tanta energía a la voz interna crítica que todos experimentan y que no beneficia nunca a nadie.

Cuanto más aprendas a no darle energía, mejor te sentirás en general contigo mismo.

 

 

Pin It on Pinterest

Share This