Me he encontrado con que los problemas de la niñez tenden a ser la causa de muchos de nuestros problemas de adultos.  Las personas a menudo tienen una obsesión con regresiones a vidas pasadas con el fin de poder remediar problemas actuales. Siempre les explico que no tienen que buscar tan lejos, todo está aquí.

Antes de que nada ni nadie más tenga la oportunidad de influir en tu mente, las palabras y comportamientos de tus padres moldean una gran parte de tu comportamiento. Ellos son los primeros en hipnotizarte. Y eso es porque las mentes de los niños son como esponjas. Absorben todo, almacenan esa información para futuras referencias. Es por eso que es tan importante que padres sean conscientes de los mensajes que les están dando a sus hijos. Si el comportamiento de los padres es saludable, racional, funcional y además es consistente, entonces el niño va a aprender comportamientos positivos que les darán las herramientas necesarias para afrontar y enfrentar lo que aparezca en su camino.

Los problemas siempre surgen cuando constantemente se está reforzando, comportamiento disfuncional que no es nada saludable. Por ejemplo, si la madre sufre de ansiedad y negatividad grave, su hija podría encontrarse a sí misma ansiosa automáticamente de forma regular, siempre anticipándose a los peores escenarios, siempre temiendo lo peor. Incluso he escuchado que la gente cree que es genético, porque esa es la historia que su mente ha creado para explicar lo que está pasando. Tal vez lo es, pero tal vez no.
La percepción lo es todo cuando se trata del desarrollo infantil. La forma en que un niño percibe su entorno (sea seguro u hostil) suele determinar y anticipar cómo será ese niño en el futuro. Esta es una verdad profunda que a menudo se pasa por alto. Si no se percibió “seguro” de niño, la persona puede crecer sintiéndose “inseguro” sintiendo miedo de lo que pueda venir.
Nuestras mentes pueden copiar el comportamiento de un padre o ir totalmente en contra de ello. Algunos son buenos hábitos que mejoran nuestras vidas, algunos son perjudiciales. Un buen ejemplo es el de una mujer que de niña odiaba el alcoholismo de su padre hasta el punto donde ella escondía las latas de cerveza sólo para encontrarse haciendo exactamente lo mismo en la edad adulta. Viendo el ejemplo de su padre, ella aprendió el ejemplo de lidiar con el estrés con el alcohol. Su mente había automáticamente regresado a su acondicionamiento pasado. Ella decidió utilizar la hipnoterapia con el propósito de re-entrenar su mente porque estaba cansada de reproducir un patrón que sólo estaba arruinando su vida. Nadie desea mantenerse estancado en el pasado y lo mejor es que no tienes que hacerlo. He ayudado a muchos adultos cuyos temas se arraigaron en su infancia. He ayudado en todo tipo de temas, incluyendo el trastorno de estrés postraumático. Nunca es demasiado tarde para condicionar tu mente en trabajar a tu favor en lugar de en contra.

Cada vez más, los estudios muestran que incluso las mentes de los adultos pueden a aprender nuevos patrones. Independientemente de lo que hayas aprendido de niño de tus padres, ahora es el momento de tomar el control de tu vida al tomar el control de tus pensamientos subconscientes y de tus comportamientos.

Pin It on Pinterest

Share This