¿Sufres de ataques de pánico?  A menudo ayudo a las personas a reducir la ansiedad y librarse de los ataques de pánico. El ataque de pánico inicial puede ocurrir por varias razones, como cuando una persona experimenta una bajada de azúcar en la sangre o o cuando una persona está pasando por mucha presión y está tan agobiada que le llega un ataque de pánico. También he visto que se expresa cuando una persona sufre una mala reacción por la ingesta de alguna sustancia, ya sea alcohol o algún tipo de droga.

A pesar de que el ataque inicial de pánico haya ocurrido en dicha situación específica, el momento inicial puede haber sido tan discordante que la mente de la persona puede haber creado asociaciones fuertes al estar en un lugar determinado o al hacer algo en particular. Esto puede hacerlo de modo que cada vez que la persona se encuentre en una situación específica o similar a la situación experimentada en el pasado, un ataque de pánico sea haga presente. La mente sigue con la alarma, aunque ya no sea válida.

Las personas que han seguido experimentando estos ataques de pánico pueden provocar que le vuelvan a ocurrir. Nuestras mentes son tan poderosas que incluso si no iba a suceder, simplemente al darle tanta energía y preocuparse tanto en ello, nuestra mente puede hacer que suceda de nuevo. Esto nos lleva a un círculo vicioso, conforme más se experimenta ansiedad y ataques de pánico, se crea una especie de vía neural que hace que sea fácil que la mente transite por ese camino una y otra vez. Escucho a menudo situaciones en las que la ansiedad y el miedo comienzan a arrastrarse a una parte diferente de la vida de la persona en la que la persona nunca había tenido ningún problema.

¿Cómo ocurre esto? Hay una parte de nuestra mente llamada la mente primitiva que está cableada para asegurar nuestra supervivencia. Esta hará lo que tenga que hacer para mantenerse a salvo y fuera de peligro. En un nivel instintivo, quiere asegurarse de que cualquier situación que se considera urgente y perjudicial para su bienestar se remedie de inmediato. Para ello, envía una señal intensa en la forma de un ataque de pánico para asegurarse de que se obtenga el mensaje alto y claro. El problema con esta parte de la mente es que puede funcionar ilógicamente con ganas de hacer la misma cosa una y otra vez, sólo porque le gustan los patrones de conducta. ¿Qué puedo hacer? Ven a hipnoterapia. La hipnoterapia te da acceso a la base en donde residen todos nuestros patrones de conducta. Además te da la posibilidad de entrenar tu mente para entender lo que tiene que entender, para que vuelva a tener patrones normales y sanos.

Pin It on Pinterest

Share This