¿Has sentido que no puedas parar de pensar en el pasado? Sé lo amargo que es estar atormentada por aquellos eventos no deseados que han quedado atrás. Frecuentemente, pasamos horas pensando en estos recuerdos desagradables que son, en su mayoría, recuerdos de dolor y de angustia. De cualquier forma, no puedes cambiar lo que ya pasó; así que déjalo ir y no pierdas más el tiempo recordando algo que ya no existe. El hecho de arrepentirte de las cosas que ya fueron sólo te entristece y se vuelve una carga innecesaria en tu vida.

Durante este amargo proceso no te das cuenta de todo el potencial que tienes para continuar con tu presente y por consecuencia no estás a la altura de todas tus expectativas. Cada momento que te encuentras pensando en el pasado es una pérdida de tiempo, lo que conlleva a un sufrimiento mayor. Es tiempo de comenzar a disfrutar lo que hoy tienes y prepararte para sacar el mayor provecho de ésto.

Deja sellado tu pasado para bien, si no eres capaz de dejarlo ir, seguirá impactando negativamente tu presente, y el presente es lo único que importa. Enfoca todo tu esfuerzo y energía para transformarlo en algo hermoso y colorido. Vivir en el pasado te vuelve infeliz y afligido, mientras que vivir en el ahora te ayudará a tener el futuro que tanto deseas.

Pin It on Pinterest

Share This