Otro Día de La Madre Sin Madre

Hoy vengo a ti no como coach de vida sino como tu amiga y quería compartir contigo algo muy personal.

El Día de las Madres ya está sobre nosotros, la mayor parte de mi vida, el Día de la Madre fue una época muy difícil del año, la peor época del año porque no tuve madre, ya sabes, tengo 40 años y de esos años no he tenido una mamá y tampoco tuve un papá en mi vida la mayor parte de mi vida, como muchos sabrán.
Cuando tenía cinco años y mi hermana 3, mi madre desapareció y unos días más tarde mi padre desapareció. Tuvimos que ser criados por una abuela y no fue hasta que tuve 19 años cuando encontré a mi papá. Estaba tan feliz, durante los siguientes 10 años fui parte de su vida y lo que terminó sucediendo fue que, la mayoría de mi vida siempre había pensado en mi madre como una mala persona. No estaba muy segura de lo que había sucedido, pero había pensamientos de que tal vez ella era una madre inepta, una mala madre que nos había abandonado y todos estos sentimientos, una vez que encontré a mi padre, me dijo que mi madre había abandonado a la familia. Sentía que mi madre probablemente no era una buena persona, una mala madre, pero desconocía la verdad.

Ahora, voy a hablar de la película Coco. Si no la has visto, te pido disculpas porque voy a contar cosas de ella, así que si quieres hacer una pausa, puedes, pero si quieres escuchar el resto de lo que estoy diciendo, sigue viéndolo. En la película Coco, lo que termina sucediendo es que este músico va a hacer su música con la idea de que va a volver con su pequeña y lo que termina sucediendo es que termina siendo asesinado por este tipo malo que todo el mundo piensa que es bueno, y no descubrimos hacia el final de la historia que el bueno es el malo y resulta que este tipo ha sido injustamente acusado de ser alguien que abandonó a su familia cuando en realidad todo lo que siempre quiso hacer fue volver con su familia. Cuando vi esa película, tocó mi corazón porque me recordaba a mi madre y seguí pensando en cómo la mayor parte de mi vida pensé que mi madre nos había abandonado cuando, en realidad, mi madre había sido asesinada, había sido asesinada en la misma habitación en la que dormíamos.
Cuando era niña, no sentía el impacto de no tener una mamá, pero ahora, como adulta, lo siento más que nunca, porque tengo un hijo de dos años, dos años y cuatro meses y ahora más que nunca, ha habido muchas veces en las que hubiera querido tener una madre a la que pudiera preguntar y poder tener apoyo y guía pero ha sido difícil porque no he tenido eso en absoluto.
No he tenido lo básico que tanta gente tiene, y por eso si tienes una madre trátala bien y apréciala porque eres muy afortunado y tienes algo que mucho de nosotros desearíamos tener.

Feliz día de la madre. Espero volver a hablar contigo pronto.

 

Pin It on Pinterest

Share This