El Peligro de Compararte con Otros

Compararte con otra persona es el beso de la muerte para tu autoestima. A menos que lo hagas con el propósito de motivarte, debes dejar de compararte con otras personas. Es una de las maneras más rápidas de sentirte miserable porque terminas siendo crítico contigo mismo y con todo lo que forma parte de tu vida. Cuando funcionas de ese lugar, no solo terminas sintiéndote realmente negativo, sino que además te impide salir adelante … También te impide ser tú mismo. Y si no estas bien contigo mismo, estás mal. Por eso, la próxima vez que tengas la tentación de compararte a otra persona, redirige tu pensamiento y porque es inútil.