Malos Hábitos Alimenticios de por Vida

Amigos, el otro día vi algo muy interesante. Fui a un restaurante a almorzar y al poco tiempo entró una mujer, su esposo y una niñita de casi dos añitos. La mujer le pregunto a su esposo para compartir soda con la niña y él dijo que sí. A mí lo que me sorprendió era de que ella pensaba que estaba completamente bien darle eso a la pequeña y pensé guau qué pena porque a esa edad ya está aprendiendo a comer comida y bebida que es poco saludable para ella, a largo plazo le va a hacer daño.
Me hizo recordar que muchos de los hábitos alimenticios que uno tiene que son malos provienen de nuestra niñez. Uno aprendió a comer y a tomar ciertas cosas y ahora que uno es adulto es muy difícil decir no a esas cosas. Por eso es que el componente mental es súper importante. El chiste no es de hacer las cosas por poco tiempo pero de poder tener esa constancia de comer de manera saludable, de tomar bebidas saludables y decir no a la comida basura, a la porquería, todo lo que es procesado.

Mucha gente piensa de que va a ser muy difícil hacer esos cambios pero no es así. Lo más importante es que uno tenga el apoyo necesario, que uno tenga las herramientas necesarias y bueno esa es la clase de trabajo que yo hago. Quiero que sepas que es completamente posible hacer esos cambios porque yo ayudo a mis clientes a hacer eso mismo aquí en mi oficina. Si tienes alguna pregunta sobre mi trabajo puedes mandarme un mensaje en mi web o puedes dejar un comentario.

Bueno amigos el punto de mi vídeo es de que aunque hayas tenido ciertos hábitos alimenticios negativos, puedes cambiar las cosas y puedes hacerlo de tal manera que tengas una relación positiva y sana con la comida. Si mis clientes lo pueden hacer tú lo puedes hacer también. Que tengan una linda noche, aquí en los ángeles ya son casi las ocho y media de la noche y ya me voy a casa. Nos vemos pronto.

 

 

 

Pin It on Pinterest

Share This